Cómo elegir el seguro para tu moto

Comparte esta noticia

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Comprar una moto en Málaga implica la necesidad inmediata de realizar un seguro. Este documento es indispensable para circular por la carretera, ya que es la cobertura que necesitas en caso de sufrir un percance.

A la hora de contratarlo, encontrarás una gran variedad de opciones y coberturas. Cada una de ellas está pensada para un tipo de conductor y el uso que vayas a hacer de tu moto. Si acabas de hacerte con una Piaggio Zip 50, es el momento de que elijas su seguro. Te contamos algunas pautas básicas que tienes que conocer acerca de todos ellos.

Seguro de responsabilidad civil obligatorio


Es el mínimo imprescindible para circular por las carreteras españolas y los países incluidos en el Convenio Multinacional de Garantía. En muchas ocasiones puedes adquirirlo directamente en tu concesionario de compra y cuenta con unas coberturas mínimas a terceros.

  • 15 millones en daños materiales a terceros
  • 70 millones en daños personales a terceros


Este tipo de seguro no cubre en ningún supuesto al conductor de la moto y puede repercutir el desembolso si el accidente se produce bajo los efectos del alcohol, falta de vigencia del carné o mala fe.

Este seguro establece el mínimo legal a partir del cual se puede iniciar un seguro a terceros. En ocasiones, los conductores noveles o de poca edad recurren a él. Tiene un precio muy económico frente a otro tipo de seguros que se incrementan demasiado por sus condiciones particulares.


Seguro a terceros



Es una de las opciones más comunes dentro del mundo de los seguros de moto. Es la mejor opción si acabas de comprar una moto de más de seis años. Esto se debe a que la depreciación por antigüedad hará que la compañía pague muy poco de indemnización. El desembolso de la prima deja de compensar frente al posible pago a recibir.

Estos seguros parten del mínimo legal y de base amplían las coberturas por daños tanto materiales como personales. Además, son bastante moldeables al gusto de cada cliente. Esto te permitirá añadir las coberturas que más te convengan. Estas son algunas de las más habituales:

  • Defensa penal y reclamación de daños: En caso de sufrir un accidente e iniciarse un proceso administrativo o penal, puedes contar con la protección jurídica adecuada.
  • Asistencia en carretera: Si eres de los que realiza rutas o sale mucho con la moto, sin duda te interesa. Fíjate en que cubra la grúa y la asistencia de viaje. Es decir, en caso de que no puedas continuar, tu vuelta a casa.
  • Incendio y robo: Es una de las ampliaciones más habituales, especialmente si tu moto va a dormir en la calle.
  • Garantías específicas: Existen otras opciones de ampliación menos conocidas, pero posibles como la cobertura del pasajero o de responsabilidad civil en caso de que un menor de la unidad familiar coja la moto sin permiso.


A la hora elegir tu seguro, ten presente que puedes encontrar otro tipo de coberturas como, por ejemplo, la ropa técnica o el casco. Sin duda, este tipo de seguro es uno de los más habituales para motos de segunda mano o conductores que la usan de manera ocasional.


¿Cuándo elegir un seguro a todo riesgo? 



Los seguros a todo riesgo son los que cuentan con una mayor cobertura. Esto implica que el coste de la prima resulte mucho mayor. Junto a las garantías y coberturas de los seguros a terceros incluyen otras causas como:

  • Actos vandálicos: En caso de producirse un destrozo por un acto vandálico, tendrás cubiertos los arreglos generados. 
  • Daños desconocidos: Daños causados por un responsable desconocido, ya sea persona o vehículo, estarán cubiertos.
  • Daños propios: Causados por uno mismo, ya sea por un accidente donde eres el causante o una caída desafortunada.
  • Indemnización: En caso de siniestro total, incluye una compensación económica por la pérdida de la moto.

También incluye cobertura por daños causados por uno mismo como una caída. Con este tipo de seguro tu nueva Piaggio Vespa estará cubierta ante cualquier accidente. Este tipo de seguro solo suele compensar en motos nuevas que tengan menos de seis años.

Para rebajar un poco la prima se puede recurrir a una franquicia. Es decir, el asegurado se hace cargo de una cantidad fija o porcentaje del coste total de la reparación. Esta práctica es bastante habitual por parte de los seguros, existen ocasiones en que es la única opción disponible en este tipo de pólizas.

Existen tres tipos básicos de seguros a los que se les pueden incluir una gran variedad de coberturas. En función de la antigüedad, valor y uso de la moto puedes elegir entre todos ellos. Ten presente que cuantas más coberturas tenga, más costosa será la prima. Acude a un profesional de los seguros para que te aconseje y aciertes en tu elección al comprar tu moto en Málaga.

NOTICIAS RELACIONADAS