¿Debe estar mi hijo en el seguro del coche?

Comparte esta noticia

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Si eres padre o madre y tu hijo joven y sin coche propio acaba de sacarse el carnet posiblemente te estarás planteando si deberías incluirlo en tu seguro del coche. ¿Es obligatorio hacerlo si sólo conducirá el coche a veces? ¿Será conveniente?

No es necesario que una persona esté incluida en el seguro de un coche para poder conducirlo, es decir, si tu hijo quiere conducir tu coche puede hacerlo y no por ello debes meterlo en la póliza. El problema viene en caso de accidente, si el accidente lo ha tenido tu hijo o hija y este no está en el seguro la compañía aseguradora puede negarse a hacerse cargo de los desperfectos y gastos derivados.

Las compañías aseguradoras no suelen poner problemas a la hora de cubrir el gasto si la persona que ha tenido el accidente tiene un perfil similar al del asegurado. Por ejemplo, si es tu pareja con casi los mismos años de experiencia al volante.

Distinto es cuando el conductor que ha tenido el siniestro tiene un perfil completamente distinto, muchos años menos de experiencia, es el caso del hijo que acababa de sacarse el carnet y usa nuestro coche.

La edad y la experiencia en el seguro del coche son dos factores vitales a la hora de calcular el precio. Una persona con menos de 25 años y pocos o ningún año de experiencia hacer que el seguro se encarezca notablemente, a veces hasta un 50% más.

Aún así, hay aseguradoras que hacen ofertas especiales si quieres incluir a un conductor novel en el seguro, aunque como primer conductor debe figurar alguien con más años de experiencia.

Ósea, que si estás pensando en que tal vez no haga falta que incluyas a tu hijo en el seguro del coche deberías planteártelo, ya que entonces, en caso de accidente el seguro puede desentenderse. En cambio, si aparece puesto, al menos como segundo conductor, el seguro correrá con los gastos.

Si has decidido incluir a tu hijo en la póliza puedes elegir que figure como:

  • Conductor ocasional: la compañía cubre todo lo que figure en tu póliza, pero el conductor no adquirirá bonificaciones, sus partes gravarán al titular que figure en la póliza del seguro.
  • Conductor habitual: es más caro, pero si se podrá beneficiar de las bonificaciones por no tener siniestros.

 

Recordamos que para que el seguro se haga cargo de todo lo relacionado con el accidente el conductor, ya sea el conductor novel o el que figure en la póliza, debe circular respetando las normas de circulación y sin estar bajo los efectos del alcohol o drogas.

NOTICIAS RELACIONADAS